Elementos de la cerrajería susceptibles de encontrarse dentro de un museo

Existen museos de toda índole, entre los que se incluyen los de arte, historia natural, cera y sí… de antigüedades, nombrándose cerraduras antiquísimas y elementos relacionados a la cerrajería.

Los artefactos antiguos de cerrajería, no son apreciados por todo el mundo, y es por ello que a esta actividad se le cataloga de arte, que además de contar una historia, se trata de una expresión que hoy en día busca transmitir la sensación de aquel entonces cuando fue fabricada.

Se trata de objetos que además de estar exhibidos en un museo, existen coleccionistas que los conservan, guardando para sí una porción considerable de historia y de atractivo si se quiere.

  1. Las primeras cerraduras de madera

Se dice que fueron ideadas por los egipcios, sin embargo hay otras tesis que afirman que fueron los chinos quienes fomentaron el concepto original. Se trata del típico mecanismo del que disponen las llaves de serreta y su cerradura correspondiente.

Por supuesto, hay ejemplares que se han perdido con el tiempo, aunque afortunadamente se han replicado estas cerraduras para mostrar que la cerrajería se sigue basando en los mismos fundamentos de hace 4000 años.

Estas cerraduras son obras exquisitas pese a que tienen un tamaño descomunal, ya que se estima que las llaves miden alrededor de un metro de longitud, pero aun así cumplían con su función de preservar la seguridad.

No fue sino hasta el siglo X donde se empezaron a utilizar las cerraduras metálicas, aunque únicamente las personas de clases privilegiadas eran las que tenían acceso a ellas.

  1. Candados antiguos

Al igual que las cerraduras, los primeros candados fueron fabricados en madera y en época posterior a las cerraduras. Su origen es bastante incierto ya que se han encontrado varias evidencias en distintos lugares, como en Grecia, Mesopotamia, y otros.

Los cerrajeros romanos fueron quienes perfeccionaron los candados metálicos, que se abrían con llaves similares a las llaves de Borjas actuales, y podían acarrear dichas llaves como si de un anillo se tratase.

Hoy las variaciones que se han hecho de los candados, es en función a materiales más resistentes, mecanismos más difíciles de vulnerar, y a la diversificación de tamaños en función de sus utilidades.

  1. Maquina reproductora de llaves

Esta herramienta dispone de menos edad, ya que fue creada a comienzos del siglo XX, a raíz de que las llaves ya eran lo suficientemente pequeñas para extraviarse, y duplicar llaves solo con limas era bastante agotador y poco productivo.

Se trataba básicamente de una fresadora que replicaba las llaves a partir de un patrón similar, adaptable a la máquina. Las maquinas modernas de duplicado tienen pocas variaciones, relacionadas con la automatización del proceso.

Se desconoce la ubicación actual de algún original o réplica, pero lo cierto es que el beneficiario de la maquina es responsable de conservarla y dejarla por herencia a quienes se interesen por este objeto valioso.