Grafitti, el arte de la calle

El Grafitti fue juzgado fuertemente por muchas generaciones, era una de las expresiones de arte más rebeldes, que buscaban enviar mensajes bohemios con esos matices artísticos, usando como medio los murales de la propiedad privada, que arte o no corresponden al daño de un delito. Pero actualmente los gobiernos de algunos países adecuan paredes para que dichos artistas plasmen sus obras, haciendo que el que transite cerca pueda ver un buen arte de calle.

A veces dan la impresión de ser museos urbanos, calles adornadas con colores formas que en algunos caos juegan con la ilusión óptica, hacen que el viaje por las calles de la ciudad sean más agradables que en aquellas donde solo se puede posar tu miradas, en la basura del poste, los indigentes que duermen bajo un puente o las grises paredes a lo largo de la calle. Fijar la mirada en las formas mientras el transporte para por un momento, hace que te detengas por un instante en evaluar la intención del artista como si estuviese en una exhibición dentro de un museo.

La calle es ese museo, en él no es necesario pagar, que puedes disfrutar mientras te trasladas de una ciudad a otra, que no necesitas estar callado ni guardar compostura para disfrutar del talento de la obra. Este tipo de arte no necesita que ningún sistema cerrajero de seguridad lo vigile, no hay riesgo de que nadie lo quiera robar porque es parte del entorno de la cultura nacional. No hay necesidad de que se sugiera a ningún cerrajero para que coloque sus mejores cerraduras, para perpetuar el arte, más que el sentido de pertenencia por el las obras del artista.

Algo curioso es que obras de arte urbano, ganaron buena reputación en la calle, luego se han colgado en museos por el gran valor que han adquirido con los años. Siendo reconocidos actualmente pasando de las calles al museo, como una especie de vagabundo que es descubierto lanzándolo al estrellato impulsado por su notorio talento. Un nombre que es propio mencionar es el de Banksy, un artista que oculta datos sobre su identidad y su vida, al cual solo le intereso ser reconocido por el arte de los murales. Sus mayores herramientas han sido el spray y su espíritu creativo que durante más de 40 años, que es lo que se estima sobre su edad, es lo que ha querido entregar al mundo por medio del Grafitti.

El arte de Banksy, ha llegado muy lejos, incluso una producción cinematográfica en su honor, recibió una nominación al Oscar en el año 2011, como mejor película documental. Su vida artista tiene mucho que contar, que ha transcendido de las calles para tener participación en museos de manera clandestina con una autoría disfrazada en la Galería Tate Modern de Londres, el Museum of Modern Art, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo de Brooklyn, el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York y el Museo Británico de Londres. Es una historia digna de conocer, los invito a indagar sobre este artista.